Avisar de contenido inadecuado

Lo que viene siendo el peor OT

{
}

hoy tengo que hablar de lo que pasó el martes en la teletienda más cara de España, también llamada Operación Triunfo un programa que antes iba de cantantes y que ahora se resume a un Gran Hermano en el que entre discusión y discusión hacen gorgoritos.

Ayer se ofreció la primera entrega de la final, que va por fascículos intentando alargar un chicle que hace tiempo se ha quedado sin sabor.

Unos profesores en plató como auténticos monos de feria con pancartas creyéndose que tienen gracia cuando lo único que le falta al público es tirarles cacahuetes. Y creo que no lo hacen porque no les dan en el catering.

Por lo demás en la gala lo de siempre de este año, discusiones coreografiadas donde solo falta Emma García y Noemí Galera quedando a la altura de un betún que ya le pilla muy lejos tanto a nivel racional como emocional, frase muy de moda por un jurado repetitivo y cansino y eso que la mujer intenta tirarse el rollo de "soy lo más" cada dos por tres. Yo me pregunto si es necesario recalcar cada gala que Chipre es negro, gay y americano. Hasta alguien que no sea del Ku Kux Klan se daría cuenta aunque no lo dijeran constantemente.

De los concursantes Virginia es la verdadera ganadora de un concurso musical donde la única gracia de este año es escuchar a esa máquina de cinismo desmedido llamado Risto. Un ser que solo se mueve en un agua, el de Operación Triunfo, y que fuera de este ya sea en radio, chaneles rancios o libros de antiayuda naufraga estrepitosamente. En sus palabras sería algo así como un producto de temporada que fuera de ésta suena a rancio, repetitivo y cansino.

Pero aún así sigue siendo lo mejor de la peor edición de Operación Triunfo que ha dado al traste con un formato que antes era una cantera de artistas y ahora solo es una pasarela hacia la interviú más cercana.
Lo único bueno es que desde dicha revista no hay que oir los alaridos ni ver los golpes de cabeza de la última expulsada, la Miss cuyo único futuro pasa por enseñar las mimis en dicha revista.

de la tontería y la cutrez del director de la academia con su compañero el pianista haciendo el mono y voceando es mejor hablar otro día, porque han dejado muy lejos la línea que separa el ser graciosos con cargantes, y es una pena, porque hay artistas que en manos de profesores profesionales habrían brillado.

En resumen, que nos quedan unas tres galas a menos que a Telecinco le de por seguir estirando el formato, y lo único divertido que se presenta entretenido es ver desfilar uno por uno a toda la muchipandi que hizo la vida imposible a Virginia mientras esta se va quedando semana tras semana. Yo me pregunto si la organización se atreverá a dejarla ganar o si harán lo mismo que con Idaira hace dos años bloqueando su teléfono antes de tiempo. La respuesta en unas semanas.

{
}
{
}

Los comentarios para este blog están cerrados.